Ad-Blockers y el fin del mundo - Blackbot Scroll to top

Ad-Blockers y el fin del mundo

Hace un par de años me tocó colaborar con una compañía que se dedica a impartir cursos y talleres, a mi me tocaba dar la parte de métricas y en una de esas clases mostré datos de cómo cada día eran menos aceptados los Ads, sobre todo los banners, les dije que todo eso iba a desaparecer y que si se estaban dedicando a eso buscarán diversificar su negocio/profesión porque el fin estaba cerca, en la mesa estaba sentado un fulanito que justo tenía un negocio de Programmatic Advertising quién no solo se ofendió sino que me dijo que jamás las grandes compañías (refiriéndose a Google y otras más) iban a permitir que eso sucediera porque “de eso vivían” así que me tachó de loca y me acusó con su mamá (entiéndase mamá por el director de la compañía que impartía los cursos) acto siguiente, me dieron las gracias.

Hoy quiero decirles que probablemente si estaba loca (seguro aún lo estoy) pero no estaba equivocada. El día de hoy Google realizó uno de los movimientos más intrépidos de los últimos días, se trata de su propio Ad Blocker en Chrome.

¿QUÉ SIGNIFICA ESO?

Que la publicidad digital (y la publicidad en general) no está funcionando. Las ventanas emergentes cubren la mitad de la pantalla y no desaparecen, se reproducen automáticamente los videos, más del 90% de lo que nos aparece son cosas que nos importan un carajo. Lo que nos lleva o nos ha llevado a instalar bloqueadores de anuncios así que Google está tomando cartas en el asunto, lanzando un filtro en el navegador Chrome para castigar a los sitios por el uso excesivo de los anuncios más “irritantes” (desde mi perspectiva todos los son).

El filtro, que hoy aterriza en Chrome, no es propiamente un bloqueador de anuncios. Ya que seguirás viendo anuncios y serás rastreado a través de las cookies, a diferencia de si se instala complementos de terceros más robustos como Adblock Plus o uBlock . En cambio, Chrome solo está eliminando anuncios de sitios web que no cumplen con los estándares establecidos por la Coalición de mejores anuncios (eso suena como partido político), de la cual Google es miembro fundador y obviamente tiene un asiento en la presidencia. La configuración está activada por defecto, pero es posible cancelarla.

¿QUÉ AFECTACIONES TIENE?

“El 98.5 por ciento de la web está bien”, dice Scott Spencer, director de gestión de productos para anuncios sostenibles en Google. “Resulta que es un caso en el que hay una cantidad muy pequeña de sitios web que están impulsando la frustración de los consumidores con la experiencia publicitaria … unos pocos actores malos están causando un problema para todos”. La verdad no creo que sean unos pocos, pero veamos cómo va avanzando el tema a lo largo del tiempo.

Según cifras compartidas por Google, solo el 1.5 por ciento de los 100.000 sitios web que ha auditado no cumplió con los estándares de la Coalición, y de esos solo el 0.9 por ciento son excesivos en el uso de formatos irritantes. Cuando un usuario de Chrome visita esos sitios, el filtro no solo eliminará los formatos de anuncios ofensivos. En su lugar, a los sitios detectados con “numerosos” formatos de anuncios problemáticos (no solo un solo anuncio malo) se les enviará una advertencia y se les dará 30 días para mejorar antes de que Chrome elimine todos los anuncios, buenos y malos, de sus páginas. En realidad, es un castigo para los sitios web que se niegan a seguir el juego, con Google actuando como ejecutor utilizando el dominio del mercado de Chrome como su palanca.

OK, EXAGERÉ EN EL TÍTULO, NO ES EL FIN DEL MUNDO

Si bien el filtro de Chrome reduce el uso de bloqueadores de anuncios depende de por qué las personas los instalan en primer lugar. Según las cifras de la página de inicio de GoogleAdFair , el 30 por ciento de las personas encuestadas instalan un bloqueador de anuncios por razones de seguridad y un 6 por ciento por razones de privacidad; El 59 por ciento de las personas instala un bloqueador por una combinación de interrupciones, tiempos de carga lentos y demasiados anuncios en una página. Así que el filtro Chrome de Google ayudará a limpiar una pequeña parte de la publicidad digital, pero no hace nada para protegerse contra los anuncios maliciosos, y con el criptochacking, que es una preocupación creciente (y tema de otro post).

El gerente de operaciones de AdBlock Plus, Ben Williams, dice que el cambio de Chrome fue “incremental” y no esperaba que afectara las descargas del bloqueador de su empresa. “Lo que están haciendo es similar a lo que hicieron todos los navegadores hace años al introducir un bloqueo pop-up estándar, tal vez como pasar de una prisión normal a una de máxima seguridad. Sin embargo, todavía hay una salida de la cárcel, y es un bloqueador de anuncios”.

De hecho, deshacerse de los malos anuncios mejora la experiencia del usuario, pero también ayuda a mantener el status quo que deja a Google seguir dominando el mercado publicitario en línea con sus tácticas de rastreo que invaden la privacidad, argumenta Aral Balkan, desarrollador del bloqueador de seguimiento Better para Safari. “Google es una compañía adtech”, dice. “Una empresa adtech que crea un filtro publicitario es como una compañía de cigarrillos que crea un filtro para cigarrillos.

Da la ilusión de que de alguna manera las cosas son mejores para ti cuando en realidad no lo son: el producto es tan dañino como siempre. el mundo crea un filtro publicitario, solo los lamentablemente crédulos verán eso como cualquier cosa menos relaciones públicas y mala dirección “. Y agrega: “El objetivo de Google de lanzar su propio filtro publicitario es dar a las personas una falsa sensación de seguridad y, con suerte, evitar que instalen bloqueadores de seguimiento como uBlock Origin que realmente protegen a las personas de la vigilancia de Google y Facebook en la web.”

Por su lado, Spencer de Google dice que “no se asumió” en la Coalición que los anuncios irritantes eran la razón por la que las personas odian los anuncios en lugar de la privacidad o seguridad, pero su investigación demostró que la experiencia era la razón principal por la que las personas instalaron un bloqueador. Y muchos de los que no usan bloqueadores de anuncios también se molestan con los anuncios en línea. Las cifras suministradas por Google muestran que uno de cada cinco informes de comentarios de Chrome menciona anuncios molestos, y ha habido cinco mil millones de clics para “silenciar este anuncio”, una función que Google lanzó el año pasado. “Esto nos indica que los consumidores están teniendo un desafío con los anuncios que están viendo en la web”, dice Spencer.

Agregó: “Nadie sabía cuál era el verdadero umbral de molestia para los consumidores”. Para responder a esa pregunta, la Coalición llevó a cabo una investigación exhaustiva, dice, y encuestó a decenas de miles de personas. Esto es lo que odiamos, según la investigación de la Coalición. En la versión de escritorio, hemos terminado con los anuncios emergentes, el audio autoejecutable, los anuncios publicitarios con una cuenta regresiva y los anuncios grandes adhesivos. En los dispositivos móviles, estamos molestos con los mismos, así como anuncios que cubren el contenido, animaciones intermitentes, anuncios de desplazamiento a pantalla completa, anuncios con un temporizador de cuenta regresiva y páginas con más del 30 por ciento de densidad de anuncios. Esos son los anuncios a los que se dirigirá el filtro Chrome de Google, con la esperanza de que podamos tolerar los anuncios restantes.

C’MON, SAFARI YA LO HABÍA HECHO TAMBIÉN

Mientras tanto, y esta no es exactamente la noticia principal, hay muchas formas en que los sitios web pueden rastrearnos en línea. Las probabilidades son que varias compañías diferentes lo sigan en un sitio web determinado, muchas mediante el uso de lo que se denomina seguimiento entre sitios. Esto ocurre cuando una función incorporada en un sitio web (por ejemplo, un anuncio, un video incrustado o un botón “Me gusta”) utiliza cookies para rastrear tu actividad en los sitios de la Web. Es este tipo de seguimiento para el que la Prevención Inteligente de Seguimiento de Safari está diseñada. Básicamente, el navegador solo guarda las cookies de los sitios que visitas directamente con regularidad; el resto se elimina regularmente. A menos que adquieras la costumbre de visitar periódicamente las páginas principales de las redes publicitarias, eso incluirá la mayoría de los anuncios.

Las compañías publicitarias piensan que esto es injusto, como lo expresaron en una carta abierta:

“El bloqueo de las cookies de esta manera abrirá una brecha entre las marcas y sus clientes, y hará que la publicidad sea más genérica y menos oportuna y útil”.

Apple, por su parte, dice que las empresas publicitarias simplemente han ido demasiado lejos. Para citar a un vocero de la compañía:

“La tecnología de seguimiento de anuncios se ha vuelto tan omnipresente que es posible que las compañías de seguimiento de anuncios recreen la mayoría del historial de navegación web de una persona. Esta información se recopila sin permiso y se utiliza para la segmentación de anuncios, que es la forma en que los anuncios siguen a las personas en Internet”.

Hay argumentos razonables para ambas partes aquí, pero básicamente ambas compañías están discutiendo por su mejor interés económico. Los anuncios complementados con información sobre su historial de navegación son mucho más rentables, por lo que, por supuesto, las compañías publicitarias van a defenderlos. Apple, por su parte, aumenta la confianza de los clientes al bloquear el tipo de seguimiento que los usuarios encuentran espeluznante, por lo que más personas comprarán sus computadoras y teléfonos, todo sin que le cueste mucho a Apple. Apple no se preocupa por los ingresos publicitarios, Google podría vender hardware, pero antes que nada es una compañía de publicidad. Así es como Google hace que la gran mayoría de su dinero, por lo que es poco probable que Google haría algo que realmente perjudicara los ingresos por publicidad.

Apple, mientras tanto, gana básicamente todo su dinero vendiendo hardware y servicios, y casi nada de los ingresos publicitarios. Esto significa que ven la publicidad menos como una fuente de ingresos y más como una molestia potencial para sus usuarios.

Matt Rosenberg: “Apple no depende de un negocio publicitario, por lo que priorizan la experiencia del usuario. El hecho de que sea una elección entre la tecnología publicitaria y la experiencia del usuario no habla bien de lo que la tecnología publicitaria ha estado haciendo”. Y es que prácticamente los anunciantes se han acostumbrado a saber básicamente todo lo que haces en línea, por lo que ven características como la función de privacidad de Apple como una amenaza. Y tienen razón: esto les costará dinero.

Si lo analizamos, al final Google quiere que Internet sea gratuito y compatible con publicidad, mientras que Apple quiere que sus clientes sientan que alguien realmente los está escuchando. Ambas son estrategias legítimas (cada una con un propósito distinto), y tú puedes decidir cuál está mejor alineada a tus intereses.

AL FINAL, ¿QUÉ ES LO IMPORTANTE DESDE MI PERSPECTIVA?

Creo que es una pena que Google necesite impulsar a la industria hacia la limpieza/mejoramiento de lo que hacemos con respecto a la publicidad digital y que nosotros, como industria, no nos forcemos o hagamos algo por establecer nuevos estándares y mejores prácticas y/o formas de llegar a los usuarios. Por lo que para mí es un gran avance, entiendo que es una táctica de Google que al final tiene un propósito de vender más publicidad pero creo que esto y lo que hizo Safari, son de los primeros y muy necesarios pasos para replantearnos qué estamos haciendo con y para el Internet.

Related posts

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.