Reinventando la educación

Reinventando la educación

¿En dónde y cuándo empezará el futuro de la educación?

 

El pasado del futuro de la educación

Desde hace ya varios años ha existido una conversación activa sobre el futuro de la educación, entre los trabajos más destacados realizados en América Latina tenemos el publicado por los prospectivistas Tomás Miklos y Margarita Arroyo en el año 2008 llamado “Una visión prospectiva de la educación a distancia en América Latina. Una visión prospectiva”, en él, participaron más de 20 expertos, tanto en materia de educación a distancia y e-learning como en prospectiva, para construir una visión de futuro sobre la educación a distancia y del e-learning en la región.

Dicha investigación se llevó a cabo a través de un instrumento metodológico conocido como “Análisis Estructural” y uno más, llamado “Escenarios”, ambos contenidos en la caja de herramientas diseñada por Michel Godet.

Análisis estructural
Rescatado de: El futuro de la educación a distancia y del e-learning en América Latina.

El objetivo del análisis estructural, nos dice Godet (2003), es de reflexión colectiva, ésta describe un sistema con ayuda de una matriz en donde interactúan en una relación con todas las variables, las cuales se impactan entre sí.

Todo esto es importante mencionarlo porque a diferencia de los cientos (quizás miles) de reportes que podemos encontrar en el basto mundo digital, como ya lo mencioné, este es uno de los más serios no solo por su metodología sino por la participación de los expertos y por supuesto lo resultados obtenidos, que es justo donde quiero concentrarme.

Los 4 escenarios obtenidos en dicha investigación fueron los siguientes:

Escenarios
Rescatado de: El futuro de la educación a distancia y del e-learning en América Latina.

 

Hagamos una reflexión en el Escenario lógico tendencial, dicho escenario es el resultado de no hacer nada distinto y dejar que todo “siga su propio curso” de acuerdo a lo que estaba ocurriendo en ese momento, como podemos observar los elementos descriptivos del escenario son:

 

  • Uso de las TIC desigual, lento y no homogéneo.
  • La práctica docente no se transforma significativamente.
  • Demanda social insatisfecha.
  • Financiamiento negativo.
  • Aumento de la virtualización y de su importancia de manera diferenciada.
  • Pérdida de competitividad.
  • La educación a distancia y el e-learning siguen siendo modalidades marginales.

 

Si lo pensamos, las viñetas cada uno de los puntos podrían perfectamente ser descripciones de la situación actual de la educación en México, eso sumado a que en las conclusiones de dicha investigación algunos de los expertos señalaron que “no está demostrado que la educación a distancia y el e-learning garanticen calidad” y que hasta ese momento los estudios con que se contaban no acreditaban diferencias significativas entre el aprendizaje presencial o virtual, nos muestra un escenario muy parecido a lo que tenemos hoy en día, la diferencia es que han transcurrido más de 10 años y las líneas estratégicas derivadas de este análisis aún están pendientes de implementar:

Políticas
Rescatado de: El futuro de la educación a distancia y del e-learning en América Latina.

 

Ahora bien, en fechas más recientes, en el año 2016 para ser exactos, el Foro Económico Mundial publicó el artículo: ¿Cuáles son las habilidades que todos los estudiantes necesitan para el 2020?, dicho artículo fue un derviado de un reporte más aplio llamado: “Nueva visión para la educación: fomentar el aprendizaje social y emocional a través de la tecnología”, dichas habilidades se concentraban en 3 diferentes niveles:

Rescatado de: New Vision for Education: Fostering Social and Emotional Learning through Technology.

 

A este conjunto de habilidades decidieron llamarlo SEL por sus siglas en inglés social and emotional learning.

Las habilidades presentadas en color naranja y azul, eran las nuevas habilidades en las que según este reporte habría que trabajar, así que crearon también un esquema para mostrar algunas estrategias para fomentarlas.

Rescatado de: New Vision for Education: Fostering Social and Emotional Learning through Technology.

 

Pero lo más importante es que en el reporte se hace mucho hincapié sobre el hecho de que tanto padres de familia como educadores necesitaban a su vez una lista de habilidades y características para que el modelo pudiera funcionar, dichas carcaterísticas eran:

Rescatado de: New Vision for Education: Fostering Social and Emotional Learning through Technology.

Es decir, no es que el modelo por sí mismo funcionaría, necesitaba del apoyo e involucramiento de todo el ecosistema que rodea al estudiante, a estos elementos les llamaron SEL standards, con la intención de que se pudieran replicar y cuantificar, es decir, estas normas podrían servir de base para una gama de nuevas y mejoradas formas de guiar a los padres y educadores a las actividades que realmente desarrollan habilidades sociales y emocionales en los estudiantes.

Como complemento, en otro informe publicado también por el Foro Económico Mundial en la Reunión anual del mismo año (2016), llamado “El futuro de los trabajos”, se hablaba de cómo las tecnologías derivadas de la llamada cuarta revolución industrial influirían en el tipo de habilidades que los reclutadores buscarían para satisfacer esa nueva demanda de talento.

Rescatado de: The Future of Jobs. Employment, Skills and Workforce Strategy for the Fourth Industrial Revolution.

 

 

El presente de la educación

Hoy es 2020 y estamos atravesando una de las peores crisis que hemos atravesado como humanidad, el tema es que esta crisis no solo nos afecta a nivel salud, emocional, económico, social, político, etc. Sino que replantea y pone en tela de juicio todas y cada una de las actividades o la forma en la que las desempeñamos ahora mismo, inevitablemente la educación también es ahora un tema de discusión, de hecho, al parecer, nunca dejó de serlo.

El punto es, que la mayoría de las instituciones educativas y sus integrentes, no estaban preparados para “trasladar” la educación totalmente a la modalidad virtual, los más avanzados, si bien, ya contaban con plataformas LMS (Learn Management Systems), otros se durmieron en sus laureles o en el sueño idílico de que su ventaja competitiva era la experiencia educativa que brindaban de manera presencial, la cuál fue destruída al no poder tener ningún tipo de contacto debido a la pandemia.

De modo que, “nos tomó por sorpresa”, aunque ya vimos que no por completo ya que existían muchas investigaciones y documentos que advertían que la educación necesitaba una transformación o al menos un verdadero cambio.

En una encuesta realizada por la OECD (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) podemos notar claramente que ni los profesores y mucho menos los padres de familia estaban preparados para que sus hijos recibieran educación a distancia.

De modo que, tal y como mencionaba el informe de Arroyo y Miklos, la educación a distancia no significa educación de calidad.

Por lo que, por un lado tenemos a profesores con bajo nivel de alfabetización digital y por otro una gran desigualdad económica que impide que todos los alumnos accedan a una computadora con conexión a internet para poder acceder a una clase en línea, ambos elementos combinados, dan por resultado no solo una mala experiencia sino el incumplimiento del objetivo de la educación: mostrar a la gente cómo aprender por sí mismos.

Seamos honestos, lo que estamos haciendo ahora mismo no es educación en línea, en una encuesta que realicé en Twitter alguien me ponía este comentario que para mí es el más atinado y descriptivo de lo que estamos haciendo hoy en día:

Rescatado de: Twitter

 

Un YouTube educativo, eso es en lo que hoy se está convirtiendo nuestra educación, lo peor es que no se trata solo de la educación pública sino también de la educación privada, en los casos más extremos, las escuelas simplemente han cerrado, mientras que en otros, los maestros intentan replicar sus clases presenciales en la modalidad en línea.

El tema es, que el mundo digital tiene sus propias peculiaridades, no puedes tomar tu clase análoga y pretender estás haciendo educación en línea solo porque te estás grabando o transmitiendo en Zoom, la educación en línea requiere que todos desarrollemos nuevas habilidades y en el mejor de los casos aprovechemos esta crisis para replantear todo el sistema porque si algo es cierto es que el COVID no arruinó la experiencia educativa, dicha experiencia ya estaba arruinada en muchos aspectos, lo único que hizo fue acelerar una modalidad a la que muchos se resistieron y se mostraron incrédulos.

Ahora bien, tampoco es que la educación en línea haya llegado para quedarse y qué bueno, porque si así va a ser muchos preferirían la versión análoga que tenían antes de la pendemia, más bien se trata de crear un nuevo modelo que sea capaz de ser ubicuo y que sin importar los medios, las plataformas o la tecnología, la educación pueda ser impartida.

Rediseñando la educación

Como profesora mi principal preocupación es enseñarle a mis alumnos a aprender a aprender, sin importar el tema o la materia que imparta siempre estoy buscando cumplir ese objetivo, y como todos, ante esta situación me he enfrentado a nuevas barreras para el cumplimiento de dicho objetivo y no solo hablo de las barreras que ya mencioné como la falta de acceso a internet, sino también a todos los distractores que tienen los alumnos cuando está tomando una clase en línea, sumado a que no todos quieren participar o incluso ni siquiera quieren encender sus cámaras para poder verles el rostro, no los culpo, entiendo que en su mayoría la experiencias que han recibido hasta el momento no han sido gratas.

De modo que, me di a la tarea no solo de replantear todas mis clases sino de encontrar herramientas que me permitieran saber si mientras yo hablaba la respuesta de mis alumnos era positiva o no.

En mi búsqueda me topé con Students Emotions, una plataforma que permite escanear los rostros de las personas conectadas a una sesión en línea y determinar cuáles están siendo sus emociones, no pude estar más feliz, por fin iba a poder evaluar más allá de preguntarles cómo se sentían, qué es lo que realmente estaban sintiendo y poder corregir las partes o secciones de mi clase que resultaban menos atractivas, hice un primer ejercicio con mis alumnos de la Anáhuac Oaxaca, en el Diplomado de Publicidad Afectiva y los resultados para mi fortuna fueron muy satisfactorios.

Es muy sencilla de utilizar, tu grabas una sesión en video y después subes ese video a la plataforma, la plataforma escanea todos los rostros y evalua a través de sus algoritmos cuáles son las expresiones faciales que traduce finalmente en emociones.

La plataforma te permite descargar dos archivos, uno contiene todos los datos que capturó:

 

Y el segundo contiene las gráficas de dichos datos:

Rescatado de: Students Emotions

Como pueden ver en los resultados lo que está en color verde marca los momentos en los que los rostros de las personas se “perdieron”, esto debido a que la imagen no estaba lo suficientemente nítida o la luz no era lo suficientemente clara, sin embargo, el color azul nos muestra que la mayoría de los alumnos de esta clase estuvieron felices y el resto se mantuvo con una emoción neutral durante la sesión.

Rescatado de: Students Emotions

Pero nada de esto es casualidad, en Blackbot hemos estado trabajando durante los últimos 5 años en desarrollar justo ese modelo del que hablé anteriormente, un modelo educativo responsivo, que se adapta a cualquier tecnología, lugar, no lugar, formato, plataforma y que cumpla con el objetivo de cada clase impartida.

Dicho modelo no solo surgió de la experiencia acumulada tanto de Jonathan como mía, de más de 10 años, sino de una serie de experimentos que corrimos con diferentes alumnos de diferentes clases, estados y niveles educativos.

Nos dimos cuenta que la educación se trata de tres “E”:

  • Enseñar: Por supuesto, nuestro objetivo siempre es transmitir conocimiento y en un viel más profundo que los alumnos y estudiantes aprendan a aprender y puedan resolver diferentes problemas de formas distintas pero igual cumpliendo el objetivo o llegando al resultado.
  • Entretener: Hace tiempo que el rol del profesor autoritario ha comenzado a desdibujarse para dar paso a una educación mucho más interactiva y participativa. Por lo que la educación si debe ser entretenida, eso no significa que te vuelvas el comediante favorito de tus alumnos sino que sea lo suficientemente atractiva como para mantener su atención, concentración e interés en lo que estás transmitiendo.
  • Estimular: La educación debe provocar acción tanto en quién la recibe como en quien la imparte y esa acción se detona a través de diferentes estímulos, dichos estímulos dependen de diferentes variables como el contexto, el medio, el propósito, etc.

Bajo este modelo creamos Blackschool, una alternativa educativa enfocada (en esta primera etapa) en adultos que deseen estudiar temas relacionados con creatividad, innovación y negocios.

Justo hoy 3 de agosto de 2020, el mismo día en el que el Gobierno acaba de anunciar que su “estrategia” será hacer alianza con las televisoras para manetener la educación activa, nosotros en Blackschool estamos lanzando por primera vez, en versión en línea, nuestro programa llamado Insanity Bootcamp, que en realidad no es solo una versión en línea, es una versión híbrida en la que nos apoyamos, sí de plataformas digitales, pero también de audio, textos, libros, material audiovisual y sobre todo una narrativa capaz de entretener, educar y enseñar.

Además, estudiar en Blackschool ofrece una garantía que pocas instituciones podrían ofrecer y es que todos los contenidos están en una constante actualización, de lo que está ocurriendo en el día a día, no estamos atados a ninguna institución certificadora ni oficial porque eso terminaría por limitarnos, así que Blackschool se une a las escuelas que no ofrecen certificados pero que a cambio ofrecen contenido actualizado y herramientas que permiten aplicar lo aprendido de manera inmediata.

Ahora mismo, además del Insanity Bootcamp tenemos activo nuestro programa RE:MASTER un programa enfocado en innovación, creatividad y negocios pensado en todos aquellos directores o líderes que están en búsqueda de un rediseño y/o replanteamiento de sus compañías y modelos de negocio.

Ésta es nuestra respuesta, este es nuestro aporte y aunque sabemos que falta mucho por construir nos alegra y nos emociona que podamos contribuir y plantear nuevas hipótesis en este momento tan importante que estamos viviendo.

Justo en el episdio 95 de nuestro podcast #CreativeTalks, platicábamos sobre el tema de la educación, en particular los formatos que repuntaron en la conversación como el estudio desde casa (homeschooling) o el desescolarizado (nonschooling), los cuales por supuesto tienen detractores y seguidores, sin embargo, afortunadamente estamos hablando de esto, desde mi perspectiva creo que lo que hace falta es considerar a todos los miembros que están dentro del ecosistema educativo, ya que en los últimos meses vi muchos congresos, reuniones, charlas y conferencias relacionadas con el tema pero en donde solo discutían los profesores o expertos y especialistas en educación, no había estudiantes, no había personas del gobierno, no había padres de familia.

Este último punto es el que me lleva a cuestionar, ¿cómo es que el gobierno llegó a la conclusión de que la televisión y la radio eran la mejor opción?, entiendo el alcance pero si de por sí ya hay alumnos comentando y haciendo memes sobre lo que se ha significado la educación para ellos en los últimos días y por otro lado los padres han mostrado su gran descontento, ¿cómo será esta nueva experiencia? y ¿qué opinan los alumnos y padres de familia al respecto?

Sin duda es un tema complicado y complejo pero hoy más que nunca necesitamos cuestionar y poner en la mesa nuevas hipótesis; algunos de nuestros podescuchas comentaban que ellos ya comenzaron, incluso, otros ya venían experimentando con formatos de educación alternativa.

De eso se trata este momento, de crear un nuevo estándar, por ejemplo, en la encuesta que ya comenté anteriormente mi cuestionamiento era si las personas habían experimentado una muy buena o muy mala experiencia educativa respecto a las clases en línea y en su mayoría señalaron que ni buena ni mala y el otro 19.7% comentó que muy mala, pero adicional a ello dejaron un comentario que justo toca mi punto sobre crear un nuevo estándar:

Rescatado de: Twitter

 

Es verdad, no tenemos un estándar, no hay un Amazon de la educación en línea al que todos aspiren o se quieran parecer, no hay expectativas reales al respecto, todo hasta el momento son hipótesis, lo que nos da la oportunidad de probar, diseñar, cuestionar, reconstruir todo aquello que nos molestaba, incomodaba o simplemente no nos satisfacía de la educación antes del COVID-19.

Quizás estamos en el momento idóneo para dejar de hablar de la educación del futuro para concentrarnos en diseñar y resolver en el presente los retos que hay al respecto, lamentablemente como también ya lo comenté, muchas escuelas van a desaparecer o más bien, ya están desapareciendo:

Rescatado de: El Financiero

El tema, insisto, es que la escuela se concentró en crear un modelo rentable pero no un modelo sostenible, hoy en día de acuerdo a una encuesta realizada por Carlos Buenfil en Twitter las personas señalan que no estaban dispuestas a pagar lo mismo que pagaban por un semestre presencial porque el valor percibido pareciera que ha desaparecido, y lo que desde mi punto de vista resulta preocupante es que pareciera que el edificio o la infraestructura física era la que “justificaba” el pago de colegiatura y no la educación per sé.

 

 

Rescatado de: Twitter
Rescatado de: Twitter
Rescatado de: Twitter
Rescatado de: Twitter

En fin, sin duda falta mucho por explorar, por recapitular, por rescatar de lo que sí funcionaba pero sobre todo hay mucho que replantear, rediseñar, cuestionar y sobre todo implementar, asumamos la responsabilidad que cada quién tiene a su alcance, no nos conformemos solo con las soluciones que el gobierno u otras instituciones proponen, hagamos comunidad, pongamos de nuestra parte, quizás no habrá otra oportunidad similar a esta para replantearlo todo.

Cuéntame, tú, ¿qué estás haciendo para iniciar ahora con el futuro de la educación?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://blackbot.rocks/wp-content/uploads/2020/08/portada-educacion.jpg);background-color: #000000;background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 550px;}